Integrante

Landa, María Belén

Becaria finalización de doctorado CONICET

  • Título: Entre las emociones y la razón: hacia una poética trágica de la venganza femenina en Medea y Electra de Eurípides

  • Directora: Dra. Elsa Rodríguez Cidre

  • Codirector: Dr. Emiliano Buis

  • Período: 01/04/2019-31/03/2021

Resumen

La venganza es uno de los temas predilectos en la literatura clásica y es posible encontrarla como elemento estructurante en diversas obras. En muchas tragedias aparece como un dispositivo violento que genera la destrucción del oîkos ocasionando alteraciones en las relaciones intrafamiliares. En efecto, encontramos un sinnúmero de personajes que la ejercen como solución a las múltiples afrentas recibidas, muchas de ellas por parte de los miembros de la propia familia. En general, las venganzas involucran crímenes y muertes que intentan restablecer el honor perdido pero, al mismo tiempo, generan la destrucción de uno o varios oîkoi, lo que puede incidir directamente sobre la pólis y afectar su funcionamiento. Si bien es cierto que para los griegos no hay un impedimento “moral” respecto de la venganza, sí hay un impedimento político y social cuando las mujeres son quienes hacen uso de ella, ya que no son consideradas sujetos de derecho y tal acción se convierte en hýbris. La vindicta, por tanto, es una prerrogativa masculina, es decir, del varón ciudadano, el único capaz de encolerizarse por una ofensa recibida y de ejecutar la venganza contra su enemigo.

Dos heroínas trágicas que se enmarcan dentro de este dispositivo son Medea y Electra, en las obras homónimas de Eurípides, cuyas venganzas implican respectivamente el filicidio y el matricidio, crímenes que atentan contra los vínculos de parentesco. Ambas son agraviadas por miembros de su propia familia y esa situación las lleva a adquirir la actitud heroica de restaurar su honor perdido y castigar a los perpetradores del hecho. Sin embargo, antes de cometer los asesinatos, las protagonistas transitan un camino discursivo-reflexivo que las lleva a pergeñar toda la estrategia vengativa. Es claro que la base de dicha acción es el dolor y la cólera generados a partir de los ultrajes e infamias que Jasón, Clitemnestra y Egisto –respectivamente– cometen contra ellas, pero son esas mismas emociones las que les permiten decidir de manera racional las acciones que llevarán a cabo para escarmentarlos.

En la presente investigación nos proponemos demostrar que el planeamiento discursivo de la venganza por parte de las protagonistas se articula a partir de dos elementos: uno emocional y uno racional, vale decir, la motivación primigenia para decidir tal acción destructiva es el dolor arraigado en su interior, pero, sin lugar a dudas, necesitan estructurar lógica y metódicamente los pasos que irán siguiendo a fin de conseguir su cometido con éxito; por lo tanto, Medea y Electra hacen uso de sus emociones y las ponen al servicio de la organización del crimen que primero es reflexiva y luego, en un segundo momento, desemboca en la ejecución.